miércoles, 15 de febrero de 2012

ALQUIMIA

Un joven, deseoso de buscar el verdadero conocimiento, abandonó todo y resolvió llevar una vida errante, para dedicarse enteramente a la búsqueda de la sabiduría. Estaba en una cierta zona de Asia, cuando oyó hablar en una ciudad de un hombre sabio que vivía en una montaña lejana, y que tenía la capacidad de fabricar oro de las piedras. Al oír esa historia, decidió ponerse en camino, encontrar a ese sabio, y pedirle que le enseñase ese maravilloso poder.

Tras muchas jornadas de camino y penalidades, consiguió llegar al lugar donde vivía el alquimista, y le pidió que le enseñase el don de fabricar oro. El anciano le miró compasivo, le dio una escoba de barrer y le dijo: «Más tarde te enseñaré. Ahora, coge esta escoba y ponte a barrer». Cuando hubo terminado, el joven volvió a su petición, pero el anciano le dio un delantal, y le conminó a que se metiera en la cocina y preparase algo para comer. «Mañana te enseñaré lo que quieres saber —le dijo—. Hoy se ha hecho muy tarde».

Al día siguiente, el alquimista encargó al muchacho multitud de tareas: cavar un campo de hortalizas que había cerca, arreglar el techo de la cabaña, ordeñar unas cabras... por la noche, el joven volvió a preguntar, pero obtuvo la misma respuesta: «Mañana».

Pero el día siguiente fue igual que el anterior: trabajos y más trabajos. Y fueron pasando los días, las semanas, los meses y los años, y el muchacho no cesaba de trabajar, de encargarse de toda clase de faenas. De vez en cuando, le recordaba al anciano su demanda, pero siempre era igual la respuesta: «Mañana».

Así, llegó el momento en que el muchacho, ya maduro, se olvidó de preguntar: Ya no recordaba la intención que le había llevado a aquel lugar. Se limitaba a trabajar y a descansar. Entonces, una mañana, el maestro le llamó y le dijo: «Muy bien, deja eso que estás haciendo y ven conmigo, porque voy a enseñarte ahora cómo fabricar el oro». El muchacho, que estaba regando la huerta, respondió inmediatamente, sin volver la cabeza:

«Mañana, maestro, ahora estoy muy ocupado. Estas plantas necesitan agua».

♥♥♥♥♥♥♥

♥Los cuentos sirven para dormir a los niños y despertar a los mayores ♥

MIL CARIÑOS Y ABRAZOTE GIGANTE

LAURA CORNEJO

-------------------------------------------


Anónimo maria gloria dijo...

Muy lindo!!!! gracias y muchos besitos

15 de febrero de 2012 18:42

Suprimir
Blogger El Gaucho Santillán dijo...

Que buena historia.

Muy buena.

Un abrazo.

16 de febrero de 2012 13:41

Suprimir
Blogger AMBAR dijo...

HOLA LAURA.
MUY BUENA MORALEJA, HERMOSAS LETRAS, EL TRABAJO OCUPA LA MENTE Y NOS AYUDA A OLVIDAR COSAS QUE NO SON TAN IMPORTANTES COMO PARECEN SER.
UN ABRAZO.
AMBAR

24 de febrero de 2012 08:50

Suprimir
Blogger La Gata Coqueta dijo...



Pasa un grato fin de semana…

Envolviendo sentimientos
en suaves telas de terciopelo
para elevarlos al universo
entre nubes de caramelo.

Un beso al viento

María del Carmen

24 de febrero de 2012 09:34

Suprimir
Blogger Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias Laura por tu recuerdo y amistad.
Un excelente cuento con una buena moraleja. La vida nos va enseñando a valorar lo esencial.
Te dejo mi ternura
Sor. Cecilia

24 de febrero de 2012 12:00

Suprimir
Blogger Abuela Ciber dijo...

Precioso o que has compartido, sabiamente elevado para que muchos entiendan el valor del entorno.

Cariños

24 de febrero de 2012 15:38

Suprimir
Blogger El Panal de la Abejita dijo...

HOLA LAURITA! VINE A DESEARTE UN FELIZ FIN DE SEMANA Y A AGRADECER TU LINDA VISITA A MI PANALITO. YA ME PUSE AL DÍA CON TUS ENTRADAS FABULOSAS. EL FONDO MUSICAL SUPER!!!
BESITOS Y MIS CARIÑOS DESDE VENEZUELA. MARISELA:)

25 de febrero de 2012 00:55

10 comentarios:

maria gloria dijo...

Muy lindo!!!! gracias y muchos besitos

El Gaucho Santillán dijo...

Que buena historia.

Muy buena.

Un abrazo.

AMBAR dijo...

HOLA LAURA.
MUY BUENA MORALEJA, HERMOSAS LETRAS, EL TRABAJO OCUPA LA MENTE Y NOS AYUDA A OLVIDAR COSAS QUE NO SON TAN IMPORTANTES COMO PARECEN SER.
UN ABRAZO.
AMBAR

La Gata Coqueta dijo...



Pasa un grato fin de semana…

Envolviendo sentimientos
en suaves telas de terciopelo
para elevarlos al universo
entre nubes de caramelo.

Un beso al viento

María del Carmen

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias Laura por tu recuerdo y amistad.
Un excelente cuento con una buena moraleja. La vida nos va enseñando a valorar lo esencial.
Te dejo mi ternura
Sor. Cecilia

Abuela Ciber dijo...

Precioso o que has compartido, sabiamente elevado para que muchos entiendan el valor del entorno.

Cariños

El Panal de la Abejita dijo...

HOLA LAURITA! VINE A DESEARTE UN FELIZ FIN DE SEMANA Y A AGRADECER TU LINDA VISITA A MI PANALITO. YA ME PUSE AL DÍA CON TUS ENTRADAS FABULOSAS. EL FONDO MUSICAL SUPER!!!
BESITOS Y MIS CARIÑOS DESDE VENEZUELA. MARISELA:)

Liliana G. dijo...

Excelente cuento, Laura, el oro es el trabajo, el tesón y el afán de superación. No hay mayor riqueza en la vida que sentirse útil.

Un besote grande y feliz fin de semana!

La Gata Coqueta dijo...



Las palabras nacen en el jardín de tu alma
como las flores brotan en el vergel de los sueños
de pétalos transparentes besados por la tundra
emanando fragancias que aromatizan mis oídos…

Un abrazo de ruiseñor
y un beso de mariposa
para enarbolar una sonrisa
en el arcoíris de esta mañana…

María del Carmen

Una Julieta de Jesùs dijo...

hola Laura♥ hermanita Paz y Bien *

Què alegria es tenerte entre nosotros !!! gracias por compartir y estar siempre estàs !!!

Espero que hayas pasado un muy feliz dìa de la Mujer * y que lo terminès màs feliz ♥

te dejo un abrazo de corazòn a corazòn con todo mi corazòn *

Què Dios y la Virgencita te colmen de bendiciones en cada amanecer

Paz y Bien *