viernes, 26 de septiembre de 2008

EL EMPERADOR Y LA SEMILLA DE FLORES

EL EMPERADOR Y LAS SEMILLAS DE FLORES
Del cuento "El emperador y las semillas de las flores"

En un remoto reino, hace muchos años, la guerra había desangrado el país y la última batalla acabó con la vida del emperador. La población quería una vida de paz y exigió al Consejo del Reino, que elevaran al Trono a alguien verdaderamente amante de la vida.
En el Consejo estuvieron pensando y pensando ¿cómo hacer esta selección tan delicada? Decidieron convocar al pueblo para que seleccionaran una persona joven y de buena salud, que consideraran la mejor para ocupar el Trono. A los pocos días, cientos de jóvenes fueron llegando al palacio real. En un pueblito lejano de las montañas se encontraba Isabel, una joven pastora que ese pueblo había seleccionado. Isabel, a punto de partir, dijo a sus padres: -Yo no quiero ser la futura Emperatriz, ¿qué haré yo como Emperatriz? -Hija, nuestro pueblo cree que tú nos conducirás a una vida de paz -respondió su madre-. Pero la decisión, de ir o no ir, la tienes que tomar tú.
Y así lo hizo. Ya que Isabel amaba mucho a la gente, decidió aceptar el pedido de su pueblo y viajar a la corte. Entonces emprendió un largo y peligroso viaje, atravesando ríos y bosques, hasta que llegó al palacio real. Una vez allí, no se encontró sola. Estaban ya miles de muchachos y muchachas de todo el reino, reunidos en el gran Salón del Trono.
El Consejo del Reino les dio la bienvenida y su portavoz les dijo: - Cada cual va a recibir una semilla. La plantará y la cuidará con su propia mano en la tierra de su pueblo natal, y cuando venga la primavera, nos reuniremos de nuevo aquí, cada cual con su planta crecida en una maceta.
Quien tenga la planta con la flor más hermosa, será quien ocupe el Trono. Muchachos y muchachas formaron filas ante cada integrante del Consejo, que fue repartiendo a cada cual la semilla que tenía que plantar. Isabel tomó su semilla y con mucho cuidado se la guardó y emprendió el camino de vuelta a casa.
Una vez en su pueblo, Isabel plantó la semilla en una maceta con la mejor tierra de sus montañas y la regó. Los días pasaban, pero en esa maceta nada aparecía. La regó y esperó, pero los meses pasaban y nada sucedía allí.
Añadió nueva tierra, la abonó y regó, la cambió de lugar, le cantó y animó, pero nada. No brotaba nada. Isabel ya no sabía qué más hacer, y la semilla no respondía.
Cuando por fin llegó la primavera, ella sabía que era hora de realizar de nuevo el largo viaje hacia el palacio real. Pero también sabía que no valía la pena ir, porque de su maceta no había brotado ni una sola flor.
Por una parte, se alegraba, porque ella no tenía deseos de cambiar su vida sencilla por la de una Emperatriz. Pero estaba a la vez con pena porque temía dejar en mal lugar a su pueblo natal. Decidió consultar a su pueblo, mostrándole su maceta: - Querido pueblo, la vez pasada acepté su nombramiento por el amor y respeto que les tengo, para dar a conocer todo lo bello y bueno que el país tiene en ustedes y en estas hermosas tierras. Y fui a palacio, a pesar de que no quería cambiar mi vida entre ustedes por la vida de Emperatriz.
Pero esta vez ¿qué sentido tiene ir? Vean mi maceta: no tiene ni siquiera una flor.
Si voy, les dejaré en mal lugar. El pueblo inmediatamente hizo corrillos para discutir entre ellos qué responder a Isabel. Luego empezaron a expresar sus conclusiones: - No tengas vergüenza en ir, querida Isabel. Nuestro pueblo nunca ha pretendido ser mejor que otro.
Sólo somos un pueblo hermano de otros pueblos que quiere compartir con ellos su búsqueda de paz, no quedarse al margen -dijo una anciana.
Debes ir, Isabel. El cielo querrá que sigas viviendo en nuestra aldea, pero faltar a la cita nos dejaría en peor lugar que llegar con la maceta sin florecer -dijo Fernando, un adolescente que sentía un gran cariño por Isabel. En todo caso, la decisión es tuya.
La mayoría respaldó estas conclusiones e Isabel se pasó la noche reflexionando. Al amanecer, decidió coger la maceta e ir a la cita en el palacio.
¡Qué maravillosa escena había cuando llegó al gran Salón del Trono! Los muchachos y muchachas estaban otra vez allí, frente al Consejo del Reino, pero ahora con sus macetas repletas de hermosas flores. Si una flor era bella, la otra aún lo era más.
El Consejo se desplazó por el salón para examinar las macetas, una a una, y tomar su decisión. Cada integrante iba alabando a los muchachos y muchachas que saludaba, por las hermosas flores de sus macetas. Así pasaron horas y horas en ese gran salón resplandeciente de flores y de la emoción de los corazones juveniles con la expectativa del trono.
Isabel casi ni se veía entre todos, triste porque su maceta no estaba florida. Las consejeras y consejeros iban terminando su recorrido y se reunían para conversar entre sí. Uno de los sabios llegó al final de su recorrido a divisar la maceta de Isabel, quien cabizbaja, ni le vio regresar en silencio a reunirse con los demás. Seguía con los ojos bajos cuando el sabio regresó de nuevo, esta vez seguido de todo el Consejo, y le dijo: - Amada niña, tú vas a ser nuestra Emperatriz. Isabel levantó la vista para ver a quién habían elegido y vio que el Consejo en pleno la rodeaba a ella, y en sus rostros brillaban sonrisas de afecto y dicha.
Pero, si mi maceta no ha florecido, y el Consejo dijo que el Trono lo ocuparía quien tuviera la flor más hermosa - dijo suavemente Isabel.
Así fue, como dices -respondió el sabio -. Pero todas las semillas que repartimos estaban tostadas y ninguna podía florecer. Queríamos asegurarnos que el Trono lo ocupara una persona honesta, y por tu honestidad el reino te necesita como Emperatriz.

José María García Ríos

miércoles, 24 de septiembre de 2008

EL AMIGO VS. EL VERDADERO AMIGO

EL AMIGO VS. EL VERDADERO AMIGO

*Un amigo te manda de vez en cuando un mail. El verdadero amigo aunque no te mande ninguno, siempre esta esperando uno tuyo.
*Cualquier persona puede apoyarte cuando estas en lo correcto, pero un amigo verdadero también en te apoyara cuando estés en lo incorrecto...
*Un amigo se identifica cuando te llama por teléfono. Un amigo verdadero no Lo tiene que hacer.
*Un amigo comienza una conversación con un boletín completo acerca de su vida. Un amigo verdadero te dice, ¿Qué hay de nuevo?
*Un amigo piensa que los problemas por los que te quejas son recientes
*Un amigo verdadero te dice, "¡Deja de quejarte por las mismas cosas y haz algo al respecto de una vez por todas!"...
*Un amigo nunca te ha visto llorar. Un verdadero amigo lleva los hombros empapados de tus lágrimas.
*Un amigo desconoce los nombres de tus padres. Un verdadero amigo guarda sus números telefónicos en una agenda.
*Un amigo lleva una botella de vino a tu casa cuando hay una fiesta.
*Un verdadero amigo llega a tu casa temprano para ayudarte con los preparativos y se queda hasta tarde para ayudarte a recoger todo.
*Un amigo odia aquellas llamadas nocturnas que le haces después que te hayas dormido. Un verdadero amigo cuestiona tu tardanza en llamarte.
*Un amigo busca hablar de tus problemas. Un verdadero amigo te ayuda a buscarle solución a tus problemas.
*Un amigo se intriga por tus pasados romances. ¡Un verdadero amigo hasta te podría chantajear con esos datos!.
*Un amigo actúa como un invitado cuando te visita. Un verdadero amigo abre tu nevera y se sirve el mismo.
*Un amigo piensa que se acabo la amistad cua}ndo hay una discusión.
*Un verdadero amigo reconoce que no es una amistad hasta que no hayan discutido.
*Un amigo espera que estés siempre a su lado. Un verdadero amigo espera siempre estar a tu lado...

viernes, 19 de septiembre de 2008

VIVAMOS MEJOR.

Haz como los pájaros: comienza el día cantando.
La música es alimento para el espíritu.
Canta cualquier cosa, canta desafinando, pero canta.
Cantar dilata los pulmones y abre el alma para todo
lo bueno que la vida te ofrece.
Si insistes en no cantar, por lo menos escucha mucha
música, déjate llevar por ella y BAILA.
Ríete de la vida, ríete de los problemas, ríete de ti mismo.
La gente comienza a ser feliz cuando es capaz de reírse de sí misma.
Ríete de las cosas buenas que te suceden.
Ríete abiertamente para que todos se puedan contagiar de tu alegría.
No te dejes abatir por los problemas.
Si procuras convencerte de que estás bien, vas a terminar convenciéndote de que realmente lo estás, y cuando
lo pienses te vas a sentir realmente bien.
El buen humor, así como el mal humor, se contagian.
¿Cuál de ellos vas a escoger?
Si estás de buen humor, las personas a tu alrededor también lo estarán y eso te dará mas fuerza.
¡¡¡VAMOS !!!
Lee romances, historias de amor, o cualquier cosa que haga reavivar tus sentimientos más íntimos, más puros.
Encara tus obligaciones con satisfacción.
Es maravilloso disfrutar de lo que se hace.
Pon amor en todo lo que está a tu alcance.
Cuando te propongas hacer algo, ¡Metete de cabeza!
No dejes escapar las oportunidades que la vida te ofrece, ellas no vuelven... al menos de la misma manera.
Ninguna barrera es infranqueable si estás dispuesto a luchar contra ella.
Si tus propósitos son posibles, nada podrá detenerlos.
No dejes que tus problemas se acumulen, resuélvelos lo antes posible.
Habla, conversa, explica, discute, perdona: lo que mata es el silencio, el rencor.
Exterioriza todo, deja que las personas sepan que las estimas, que las amas, que las necesitas.
¡AMAR NO ES VERGÜENZA, por el contrario, ES LINDO!
Vuelve a las cosas puras, dedícate a la naturaleza.
Cultiva tu interior y ello hará que brote belleza de todos tus poros No seas débil.¡Tú puedes!
Todos podemos.
Entonces.......
¡¡¡¡¡Vamos!!!!!
La vida está llena de sorpresas
"Vivamos Mejor"

viernes, 12 de septiembre de 2008

24 COSAS PARA RECORDAR

24 cosas para recordar... y una para nunca olvidar

Recuerda siempre que :
1. Tu presencia es un regalo para el mundo.

2. Eres una persona única en un millón.

3. Tu vida puede ser como tu quieras que sea.

4. Vive cada día con intensidad.

5. Cuenta tus alegrías, no tus desdichas.

6. Lucharás contra la adversidad que se presente.

7. Dentro tuyo hay infinitas respuestas.

8. Comprende, ten coraje, se fuerte.

9. No te impongas límites.

10. Hay tantos sueños que esperan ser realizados!!!

11. Las decisiones son demasiado importantes para librarlas al azar.

12. Lucha por tu ideal, tu sueño, tu premio.

13. No hay nada tan desgastante como las preocupaciones.

14. Cuanto más carguemos con un problema, más pesado se hace.

15. No te tomes las cosas con tanta seriedad.

16. Vive una vida de serenidad, no de lamentos.

17. Recuerda que un poco de amor recorre un largo camino.

18. Recuerda que mucho es para siempre.

19. Recuerda que la amistad es una sabia inversión.

20. Los tesoros de la vida son las personas unidas.

21. Nunca es tarde.

22. Transforma lo cotidiano en extraordinario.

23. Ten salud, esperanza y felicidad.

24. Pídele un deseo a una estrella.

Y jamás olvides... ni siquiera por un día... cuan especial eres.

SE ENNOBLECE LA VIDA....



Se ennoblece la vida...


Cultivando tres cosas:
  • la bondad, la sabiduría y la amistad

Buscando tres cosas:

  • La verdad, la filosofía y la comprensión

Amando tres cosas:

  • La caballerosidad, el valor y el servicio

Gobernando tres cosas:
  • El carácter, la lengua y la conducta

Apreciando tres cosas:
  • La cordialidad, el contento y la decencia

Defendiendo tres cosas:

  • El honor, los amigos y los débiles

Admirando tres cosas:

  • El talento, la dignidad y la gracia

Excluyendo tres cosas:

  • La ignorancia, la ofensa y la envidia

Combatiendo tres cosas:

  • La mentira, el ocio y la calumnia

Conservando tres cosas:

  • La salud, el prestigio y el buen humor

miércoles, 10 de septiembre de 2008

EL SECRETO

DECIDE AHORA MISMO QUE SOLO VAS A TENER PENSAMIENTOS POSITIVOS.
AL MISMO TIEMPO, PROCLAMA AL UNIVERSO QUE TODOS LOS BUENOS PENSAMEINTOS SON PODEROSOSO Y QUE LOS NEGATIVOS SON DEBILES.

El gran secreto de la Vida es la Ley de Atracción.
La ley de la atracción dice que lo semejante atrae a lo semejante, así que cuando tienes un pensamiento, también estás atrayendo pensamientos semejantes.
Los pensamientos son magnéticos y tienen una frecuencia. Cuando piensas, los pensamientos son enviados al Universo y atraen magnéticamente a todas las cosas que están en la misma frecuencia. Todo lo que enviamos regresa a su origen: Tú.
Eres como una torre de transmisión humana, que transmite una frecuencia con sus pensamientos. Si quieres cambiar algo en tu vida, cambia de frecuencia cambiando tus pensamientos.
Tus pensamientos actuales están creado tu vida futura. Aquello en lo que más piensas o te enfocas es lo que se manifestará en tu vida.
Tus pensamientos se convierten en objetos.

“Puedes empezar ahora mismo a sentirte sano.
Puedes empezar a sentir prosperidad.
Puedes empezar a sentir el amor que te rodea, aunque no esté presente.
Lo que sucederá es que el Universo responderá
a la naturaleza de tu canto.
El Universo corresponderá a la naturaleza
de ese sentimiento interno y
Se manifestará, porque así es como te sientes.”

MICHAEL BERNARD BECKWITH

La ley de la atracción es una ley de la naturaleza. Es tan imparcial como la ley de la gravedad.
No puedes experimentar nada a menos que lo invoques mediante pensamientos repetidos.
Para saber que estas pensando, pregúntate como te sientes. Las emociones son valiosas herramientas que nos dicen al instante lo que estamos pensando.
Es imposible sentirnos mal y tener pensamientos positivos al mismo tiempo.
Tus pensamientos determinan tu frecuencia y le dicen inmediatamente en qué frecuencia te encuentras. Cuando te encuentras mal, estás en la frecuencia de atraer más cosas negativas. Cuando te encuentras bien, atraes con fuerza más cosas buenas.
Los recursos son recuerdos agradables, la naturaleza o tu música favorita, que pueden ayudarte a cambiar tus sentimientos y frecuenta en un instante.
El sentimiento del amor es la frecuencia más alta que puedas emitir. Cuanto más amor sientas y emitas, mayor es el poder que estás utilizando.

RECLAMA LAS COSAS QUE QUIERES
SINTIENDOLAS Y CREYENDO QUE SON TUYAS.
CUANDO LO HAGAS LA LEY DE ATRACCION MOVERA CON FUERZA
TODAS LAS CIRCUNSTANCIAS, PERSONAS Y ACONTECIMIENTOS
PARA QUE LO RECIBAS.


Extraído del Libro "El Secreto"

viernes, 5 de septiembre de 2008

MI DESEO PARA TI


MI DESEO PARA TÍ:

Felicidad: Muy dentro de tí.

Serenidad: En cada amanecer.

Exito: En cada faceta de tu vida.

Amigos: Muy cercanos y pendientes de tí.

Amor: Que siempre fluya de tu interior.

Conocimiento: De la gracia y el amor de Dios.

Recuerdos especiales: De todo el ayer.

Un brillante hoy: Con mucho por lo cual agradecer.

Un camino: Que te lleve a un hermoso mañana.

Sueños: Para que se conviertan en realidad.

Y gratitud: Por todas las maravillosas cosas a tu alrededor

LA FLOR NO NACE

LA FLOR NO NACE
AUTOR: Desconocido.

La flor no nace para ser hermosa...Nace para ser flor.

Su belleza requiere de que quien la mire,
tenga la capacidad para descubrirla.
Pueden pasar a su lado cientos... miles...
Algunos ni siquiera se percatarán de su existencia.

Otros no encontrarán en ella nada singular
que la haga resaltar del paisaje que la contiene.
Habrá quienes pensarán sólo es una flor más.

Aún tal vez aparezcan los que le dedicarán un par de miradas
atraídos por sus colores y seguirán su camino.

Pero en algún momento aparecerá quien no la considere una flor más,
y tenga todo el tiempo necesario para deleitarse observándola en cada milímetro,
descubra nuevas sensaciones al acariciar suavemente sus pétalos,
y no siga de largo, sino que decida que es una flor demasiado hermosa para no conservarla.

Así con profundo cuidado y amor, cavará en torno de su raíz
y poniendo todo su cariño y atención
la llevará a su propio jardín donde a cada momento
pueda tenerla cerca para quererla, apreciarla,
dejarse cautivar por ella... para amarla.
Y no le pedirá que cambie su color, su forma, su aroma.
Ella nació flor. Ella nació así.
Así también tu vida puede ser como esa flor.
Tal vez pasen cientos o miles a tu lado sin percatarse de tus valores,
de tus sentimientos, de tu propia existencia.

Hasta que alguien con la capacidad interior necesaria
te descubrirá en medio del mundo.
Posará en ti sus ojos y te hará parte de su mundo
sin que para ello debas cambiar o mostrarte en forma distinta.

Alégrate de haber nacido como eres
y espera la llegada de ese gran día.